sábado, 28 de diciembre de 2013

SEGUIMOS DIVAGANDO...


En la soledad de la noche, cuando todos duermen, cuando el sonido del viento helado del norte, en pleno invierno, se hace más evidente, cuando la hora de los fantasmas suena en los campanarios de las torres de las iglesias antiguas,es entonces cuando mi mente está más despejada, y es en estos momentos en los que me suelo poner a escribir.
Para mí la escritura es una especie de necesidad, a veces tan acuciante como las mismas necesidades fisiológicas de nuestro cuerpo, a veces como si fuera una fiebre que me quiere consumir y que quiero plasmar en el papel para deshacerme de ella. Para mí es como una especie de droga, cuya adicción debo saciar de vez en cuando para no perder la necesaria cordura que me hace llevar el rumbo incierto de mi vida de la mejor manera posible.
Tantas son las malas noticias que recibimos a diario desde la televisión, desde la radio y desde todos los medios de comunicación, tantas amenazas para la gente humilde, tantas sandeces y mentiras dichas por nuestros políticos, que es imposible a veces no sentirse como en un mundo de locos, en los que la razón y la lógica han perdido su razón de ser. 
La ilógica de la política actual es evidente, todo lo que hacen es en beneficio de los que más tienen, fomentan la destrucción del empleo mediante la bajada de salarios, suben los impuestos de formas brutales, y todo lo que hacen y dicen va en contra de los más débiles, justo los que mantienen los pilares de nuestro sistema social, ellos mismos están haciendo que este actual sistema se derrumbe más tarde o más temprano, están acabando con él, pues la gente aguanta mucho, pero cuando ya no pueda más porque el hambre y la miseria haga su verdadera aparición en la mayoría de la sociedad, esta saldrá con las antorchas y las guadañas a cortar las cabezas de quienes la están exprimiendo de forma tan vil.
Bueno, otra vez me estoy dejando llevar por la rabia que me consume al ver toda la mierda de nuestro alrededor, y no, no quiero envenenar mi alma con malos pensamientos, ni con berrinches ante los cuales no puedo hacer nada más que resignarme, porque aunque lo denuncie o difunda, estaremos siempre en las mismas mientras no nos movilicemos de verdad, pues yo soy el primero que quisiera, pero como no veo movimiento por parte de los demás me quedo en casita, como todos, mientras veo como nos pisotean y nos asfixian, como a conejos sacados de la jaula para ir directos a la paella.
Quisiera escribir sobre pensamientos positivos, pero la corriente mental actual en la que me muevo no me invita a este menester, y quiero salirme de ella, porque no hace más que ocasionarme dolor, en el alma y en el ánimo, porque me siento impotente, porque no puedo cambiar nada, lo siento, por quien lea esto, pero estoy pasando una época de dudas existenciales bastante fuerte.
Me siento perdido en en esta vida "Real", porque mis pensamientos están fuera de esta esfera de existencia, pero a la vez me tengo que ocupar de todas las cosas mundanas de la vida "normal", en mi interior bullen muchas ideas sobre multitud de temas, pero solo puedo plasmar unas pocas porque cuando voy a escribir se me olvidan, y me da mucha rabia, pero por lo menos lo intento.
La verdad es que aun teniendo estas crisis existenciales, aun debo dar gracias a la vida por todo lo que me ha dado, pues tengo a mis hijos, a mi pareja, mi trabajo y un poquito de tiempo para poder hacer lo que me gusta, como escribir en este blog.
Pero uno tiene sus inquietudes espirituales, y pocas son las ocasiones en las que puedo hablar de estos temas con alguien, ya que por desgracia poca gente que conozco son receptivos a hablar de los mismos. Pues si lo haces con la gente equivocada te tachan de "raro" o incluso de "loco", porque la mayoría de la gente en su pensamiento se mueve en esferas de la existencia mucho más "mundanas" y "banales" aunque eso sí, mucho más prácticas y sencillas, pues a veces pienso que la ignorancia es la felicidad, como dicen por ahí.
No sé, creo que estoy divagando mucho últimamente en mis post, pero espero que mis hipotéticos lectores tengan paciencia con este humilde aprendiz de escritor, pues creo que vamos todos por fases, y ahora estoy en una fase "rara", pero pasará, como todo en la vida, e intentaré plasmar nuevos pensamientos e ideas en este blog próximamente...seguimos en el camino.

4 comentarios:

Eowyn dijo...

Suscribo todo lo que has escrito, Juan Manuel, al 100%. Hay muchos más locos y "raros" de los que pensamos... lo que ocurre es que solo unos pocos nos atrevemos a decir de verdad lo que pensamos... al menos ésa es mi impresión. Difícil es no sucumbir a este mundo en el que vivimos, pero recuerda: "Siempre hay esperanza".

Juan Manuel Mas dijo...

Gracias Eowyn, es verdad, siempre hay esperanza, y somos más de lo que creemos y quizás algún día nuestra "locura" traiga algo de luz a esta oscuridad presente en la que vivimos todos, alienados por el sistema actual de vida y sociedad que tenemos, un abrazo, y feliz año nuevo 2014¡¡¡

david segado dijo...

Hola Juan Manuel, alguien dijo "cuanto mas aumenta mi sabiduría mas aumenta mi dolor" todo lo que te invade es dolor, los que sabemos y vivimos medio dignamente ponemos un velo a todo lo que nos molesta, supongo... por la impotencia, otros ni siquiera se preocupan y viven la vida y no les culpo, pero millones de personas viven sin dignidad, derrotadas sufriendo y ,a saber, barbaridades, esas personas están en el ruedo y nosotros estamos en las gradas que no se nos olvide, todo esto ocurre por la avaricia de las personas. un saludo

Juan Manuel Mas dijo...

Tienes razón en que nosotros estamos en "la grada", pero también es cierto que libramos nuestras batallas y nos ocupamos de nuestras luchas diarias para poder sobrevivir en un mundo tan hostil como el nuestro, no podemos resolver todos los problemas de la gente si primero no resolvemos los propios, pero si que es verdad que pasamos de los problemas de los demás cuando tenemos una cierta seguridad en nuestra vida, pero eso es normal. Como dijo Jesús, _yo no he venido a salvaros, soís vosotros mismos los que teneís que hacerlo-. Por eso te digo que aunque queramos cambiar toda esta situación y esta sociedad, primero debemos cambiar nosotros, no ser indiferentes al dolor ajeno, pero sí intentar hacer todo el bien posible dentro de nuestras posibilidades y conocimiento, con pequeños gestos y poco a poco, si mucha gente va cambiando, algún día todo dará un vuelco y cambiará de verdad hacia mejor, no sé si lo veremos, pero hagamos lo posible para que nuestros hijos lo vean, un abrazo.