jueves, 13 de febrero de 2014

LA DEVASTACIÓN INTERIOR


A veces, cuando miro a mi alrededor y me quedo quieto, observando, escuchando y sintiendo todo lo que ocurre a mi alrededor, ya sea en el trabajo, en la calle, en mi casa, o en la oscuridad de la noche, distintos pensamientos y emociones fluyen desde dentro de mí hacia mi mente y mi corazón. 
Existen cierto tipo de emociones que me embargan en distintos momentos, sentimientos a veces no muy saludables, como lo son la nostalgia, la tristeza y la carencia de sentido que a veces encuentro a esta existencia y a esta vida.
Son en estos momentos cuando siento lo que denomino "La Devastación Interior", una especie de destrucción espiritual en la que distintas emociones se encuentran, se mezclan y se amplifican hasta cruzar en cierto modo la barrera del raciocinio y de la contención de los sentimientos y provocan un sentimiento único de desazón y de falta de sentido que me hace casi rozar el borde del pozo de la depresión.
Cuando veo la falta de humanidad en la gente, la ilógica de la política, la desesperación de los pobres, de la cantidad de sufrimiento que vemos a diario en los medios de comunicación, la enfermedad, la miseria y la desidia con que la sociedad trata todos estos temas, aparte de todas las dificultades a las que nos enfrentamos todos los trabajadores, entre los que me incluyo; los problemas económicos y sociales, tanto personales como generales, es entonces cuando entro en el estado más oscuro de mi espíritu del que me cuesta salir.
Cuando entro en el estado de "Devastación Interior", todo mi mundo parece desmoronarse, mi espíritu llora y se lamenta y la vida parece un agujero de cloaca, hediondo y podrido, y todo porque mi frustración por no poder hace mucho por cambiar las cosas, por ver que soy insignificante y que no puedo hacer casi nada, me hace creer que ya no tenemos salvación y mi negatividad y mi pesimismo se elevan al máximo y caigo, caigo en la oscuridad y dejo de "vivir" y paso a una pequeña "muerte" espiritual en la que ya todo me da igual y tiro la toalla...
Pero entonces, vuelvo a mirar a mi alrededor, veo el cielo azul, la luz brillante del sol, una pequeña ave picotear tranquila delante de mí, el ruido de un claxon, la sonrisa de mis hijos, la mirada cariñosa de mi esposa, la fragancia de una flor y empiezo a respirar, inhalo el aire y expiró ese mismo aire, y me doy cuenta de que aunque soy una hormiga en el vasto universo, me puedo cambiar a mí mismo, que aunque todo parezca estar mal, no todo está tan mal como lo pintan, que aunque la desidia y el Mal campen por el mundo, siempre existirán oasis de bien y gente que realizará ese bien, porque no todo tiene que estar perdido mientras exista el bien más preciado que es la vida.
Cuando reflexiono y me doy cuenta de lo maravilloso que es el Mundo si lo miramos con nuestra mirada infantil, asombrándonos de que a pesar de todo, el Mundo sigue girando y el Sol sigue saliendo todos los días, siempre tendremos la esperanza de que mañana será un día mejor, y a lo mejor pueden pasar cientos de años antes de que la humanidad cambie y trascienda hacia un mundo mejor, pero debemos poner nuestro granito de arena y no dejarnos arrastrar por el pesimismo y la "Devastación Interior" pues al Mal le interesa que estemos con el espíritu devastado, pues así nos puede controlar y no nos deja obrar para cambiar nuestra realidad. 
Esta es una reflexión que llevo tiempo dándole vueltas en mi cabeza, el concepto de "Devastación Interior" me ha parecido muy gráfico para describir este sentimiento de "desazón y sin sentido" de la realidad a la que nos enfrentamos, quizás parezca un poco exagerado, pero de verdad, creo que no estoy muy desencaminado al describirlo de esta forma, o por lo menos es la forma en la que yo lo siento. Gracias por vuestra atención.

Juanma.   

8 comentarios:

Adry dijo...

wow ahora se como llamar eso que siento de vez en cuando^^ no me parece para nada exagerado,estoy dacuerdo con cada palabra.Sigue escribiendo que lo haces excelente!! un abrazo desde Argentina!

Anónimo dijo...

Excelente forma de analizar
nuestro interior y sacar de el un rayo de esperanza.

Eowyn dijo...

Sabias palabras... cada día que pasa más segura estoy de que la vida es un inmenso regalo, tal y como es, con sus cosas buenas y sus cosas malas. No debemos pensar a corto plazo, sino como una aventura eterna que nos cambia y nos hace ser siempre mejores, aunque no seamos capaces de verlo en el corto lapso de nuestra vida actual.

Anónimo dijo...

Es un barco sin dirección ,sin rumbo y sin control ,hundiendose en la miseria y en la sinrazón,capitaneado por individuos sin corazón ,asi va españa,si con minuscula,vergüenza siento de ser español ,lo q t ocurre ,Juan Manuel es la frustración impotencia de no poder hacer nada contra esta panda de politicos corruptos ,españa,debe unirse a la fuerza,y tan solo cuando este unida podrá pedir cuentas,hasta entonces salvese el q pueda por q este barco esta hundiendose y va a la deriva,un saludo.

Juan Manuel Mas dijo...

A todos los que me comentáis os doy las gracias, pues vuestros comentarios me dan ánimo para seguir escribiendo este blog. Gracias Adry por tu mensaje, me ha hecho inmensamente feliz saber que no soy el único que siente estas cosas y que somos muchos "bichos raros" que queremos cambiar este maltrecho mundo. Gracias Eowyn porque siempre me comentas y me encanta porque tenemos un pensamiento parecido, siempre es un placer leer tus ficciones y tus post en tu blog,y a todos los demás otra vez, sinceramente gracias, porque me ayudáis a seguir en el camino y la lucha. Un abrazo para todos.

Damian Davo Sanchez dijo...

Hola buenas , soy nuevo aqui. Conozco a Juanma personalmente y ademas de tenerlo como compañero de trabajo y recuerdo las largas combersaciones sobre fisica etc.. que compartimos. Yo en esos tiempos estaba en la edad del pavo como se suele decir jeje pero recuerdo muy bien que es un gran tio al igual que sus hermanos. Nunca eh formado parte de un blog y soy bastante inexperto si meto la pata con algun comentario en el futuro, yo suelo decir que ayudandonos los unos a los otros y trasmitiendo nuestros conocimientos podemos crear una sociedad mejor. Saludos. Por cierto tengo una duda hay que registrarse en el blog para comentar o marcar interesante po ejemplo? :)

Carlos Ferreyra dijo...

Hola. Creo que esa "devastacion" surge por no saber que podemos cambiar nuestro destino y circunstancias presentes. Como budista veo mucha gente que logra ese cambio por medio de nuestra practica de NAM MYOHO RENGUE KYO. Estudia en la web WWW.SGI.ORG y busca un centro cultural en tu ciudad. Abrazos.

Juan Manuel Mas dijo...

Un Saludo a Damian, gracias por tu comentario y por lo que dices sobre mí, tú también eres una gran persona, no hace falta registrarse en el blog para comentar, simplemente con tu cuenta de google o con el nombre que quieras puedes comentar lo que te venga en gana, poco a poco podrás pillarle el tranquillo a los blogs, es fácil, solo hace falta leer y trastear, jeje, un abrazo Dami y seguiremos en el camino para aprender los unos de los otros.