domingo, 28 de septiembre de 2014

REALIDAD ALTERNATIVA



Hay veces que tengo miedo de publicar algo en el blog por si acaso puedan burlarse de mí o usar algo de lo que escribo para hacerme daño, siento a veces impulsos irrefrenables de escribir sobre lo que siento, y aún siendo un blog personal y bastante sincero, o eso creo yo, que soy quien escribe en él, me doy cuenta de que siempre hay un resquemor y una tendencia a autocensurarme por el miedo al qué dirán. Esto no pasaría si el blog fuera anónimo pero prefiero que sea así, personal, con nombres y apellidos, que esté completamente fichado por los ciberpolis que nos vigilan, pero siempre auténtico y veraz.
Pues bien, este sentimiento de temor me hace frenarme a la hora de escribir cosas muy personales que me gustaría compartir, pero que no lo hago por ese miedo quizás infundado, pero lo siento, me hace crear barreras a mi creación literaria personal.
Quisiera contar como me siento muchas veces, pues en mi cabeza siempre bullen millones de pensamientos, y todos siempre dirigidos a buscar el "sentido" de esta existencia, tan extraña, tan maravillosa y tan dura a veces. 
Si sois seguidores de mi blog, sabéis que en muchas ocasiones he hablado sobre la enfermedad del cáncer, pues por suerte o por desgracia, soy un afectado desde hace muchos años. 
Hablo de esta enfermedad porque la crudeza de la misma, lo extraño que nos sentimos los enfermos y lo desconcertados que estamos cuando nos dicen el diagnóstico e incluso luego o como en mi caso, siempre a expensas de la incertidumbre ante las pruebas y ante lo que nos pasa en el cuerpo, siempre pendientes de esos pequeños dolores, de cualquier anomalía en el mismo, porque siempre estamos con temor a volver a tener "el bicho", que nunca se va del todo, pero mejor tenerlo escondido y parado.
Todo este temor y esta incertidumbre va atenuándose con el tiempo, nunca desaparece, porque se queda de fondo en nuestro espíritu, pero nos acostumbramos a vivir con ello y seguimos con nuestras vidas "normales", que no lo son, para nada, pero aparentamos que lo son para poder estar con el común de la gente.
Todos los días pienso en esos fatídicos días en los que lo pasé tan mal, pero ahora, últimamente estoy pensando cosas diríamos "extrañas", y digo así porque hasta a mí, que soy quien las piensa y acostumbrado a mis "rarezas", las considero bastante peculiares.
Después de haber estado tanto tiempo enfermo, primero en el 2000 y luego en el 2008, haber pasado 7 meses de quimio más dos operaciones complicadísimas al año siguiente, otros 4 meses de quimio 9 años después y otra operación en el cuello, salir de todo esto, y sentirme tan bien como me siento ahora, (dando gracias a Dios, siempre), haber podido tener a mis hijos, con ayuda médica, pero para mí ha sido un milagro, y seguir al pie del cañón en la vida, con sus más y sus menos, me hace pensar a veces que en realidad estoy "muerto", que morí en el quirófano hará 14 años, que lo que estoy viviendo ahora no es real, que es una "realidad alternativa" en la que estoy metido por alguna razón, porque casi diría que me siento mejor ahora que nunca antes en mi vida. Que se me ha concedido vivir esta realidad para realizar una misión, para poder ayudar a mis semejantes en todo lo que pueda, para dar ánimo y luchar.
Si, se que son pensamientos raros y no, no estoy loco, o eso creo, pero cuando piensas en lo que dicen los científicos de realidades paralelas, alternativas, la física cuántica y las posibilidades en otras dimensiones, da que pensar, porque a veces es tan extraño los giros que nos da la vida que ¿por qué no puede pasarnos estas cosas?, aunque no nos demos cuenta de forma lógica, pero nuestra mente irracional, la que de verdad entiende la realidad nos susurra lo que es verdadero, que la realidad no es tal como creemos, no sé, es extraño, pero fascinante, ¿no creéis?... 
Si pensáis que estoy loco, decírmelo, por favor, os lo agradeceré...

miércoles, 24 de septiembre de 2014

LLUVIA



Desde siempre me ha gustado oír el repiqueteo de las gotas de lluvia en los cristales de las ventanas, siempre es un espectáculo maravilloso ver caer el agua que da la vida desde lo alto, con el cielo negro y gris, y sobre todo escuchar esos sonidos con el tremendo y delicado sonido del trueno, en las noches de tormenta, tan escasas en mi tierra.
Ya hacía más de un año que no llovía aquí, en Alicante, en Crevillent, que es mi pueblo, y el ambiente estaba enrarecido y sucio, demasiado sucio y por fin ha llegado las lluvias, en forma de tormentas, haciendo algún que otro destrozo por ahí, pero siempre se agradece el frescor que nos traen estas precipitaciones después del infernal verano que pasamos todos los años.
Por desgracia, con el cambio climático cada vez tendremos más sequías, más calor y veranos más largos, otoños y primaveras inexistentes y inviernos suaves, muy suaves. Este cambio en el clima nos traerán consecuencias muy negativas, sobre todo en la agricultura y en la escasez que habrá de agua para esta misma actividad y para la vida en general.
Recuerdo cuando era un crío que casi siempre llovía en invierno, recuerdo con nostalgia como nos abrigaban nuestras madres, como nos enrollaban la bufanda de lana, nos ponían las cazadoras hasta el cuello, porque hacía frío, mucho frío en los meses de Diciembre, Enero y Febrero, llovía cada dos por tres, y ¡usábamos las botas de agua!, cosa que hoy por hoy es muy raro ver.
A mi mente ha llegado ahora un recuerdo de un día de colegio en el que empezó a llover y a tronar con una fuerza increíble, se fue la luz y todo quedo en penumbra, y recuerdo que estaba con un compañero mirando la lluvia y los relámpagos, oyendo los tremendos truenos, y que toda la clase estaba muerta de miedo, pero nosotros nos pusimos a reír como descosidos, y no porque nos hiciera gracia, estábamos cagados de miedo, pero lo hicimos por nerviosismo, por lo nuevo de la situación, pues tendríamos unos siete años y no habíamos visto nunca una tormenta tan grande. Doña Loli, que era nuestra maestra la recuerdo tranquilizándonos y contando cosas para que no nos asustáramos, pero nosotros seguimos riendo hasta que nos castigo de cara a la pared por no parar de hacerlo, y ahí acaba mi recuerdo infantil, que a lo mejor no venía al caso, pero hablamos de la lluvia, y la lluvia siempre es bueno recordarla, por lo escasa que es en esta tierra...


domingo, 14 de septiembre de 2014

HACER LAS PACES CON EL MUNDO


He estado muchos años crispado, enfadado, pensando en lo injusta que es la vida, en lo mal que estaba todo, en la podredumbre que nos rodea, siempre pensando en lo malo, en la parte negativa de la vida y de la existencia, sin pararme a pensar que cuando solo vemos una parte de esta misma vida, la parte oscura, la parte negra o negativa, estamos llenando nuestro espíritu con la esencia de aquello malo que vemos.
Cuando era más joven mis pensamientos estaban siempre enfocados en una rebeldía continua, como debe ser en la juventud, pero esa rebeldía nunca supe enfocarla en objetivos concretos, quería cambiar el mundo, quería unirme a grupos que lo hicieran, pero siempre dejé pasar el tiempo y nunca conseguí hacer nada para afiliarme a algún grupo grande que de verdad viera que defendía nuestros derechos, cosa que hoy por hoy creo que no ha hecho ninguno, pero quería formar parte de algo grande para cambiarlo todo.
Cuando ves que pasan los años y todo va a peor, que cuando miras hacia atrás ves que todo tiempo pasado parece (aunque no lo sea) mejor que el presente, te vas desilusionando y vas cayendo en una apatía hacia la sed de cambio que si dejas que se apodere de tí, te convierte en un zombi viviente y te hace ser una máquina devoradora de televisión y de productos de consumo, porque la élite que nos dirige ya emplea mecanismos para lavarnos el cerebro y que seamos así, y por desgracia el noventa por ciento de la gente son así. Ahora ya no estoy en esa crispación ni ese enfado, pues a pesar de lo malo pasado, la vida me ha dado mucho y debo agradecer todo aquello que pasé, pues me ha hecho ser la persona que soy hoy en día, aunque sigo teniendo rebeldía, pero de otra manera.
Pero me he dado cuenta que la rebeldía no es ir a destrozar mobiliario urbano, ni alzar la voz con palabras malsonantes delante de edificios oficiales, ni hacer manifestaciones, que también es lícito y necesario, pero no, la rebeldía es una actitud, una forma de pensar y de vivir, y es tener claro en nuestro interior que la realidad se puede cambiar, que no hay que tragar con la realidad que nos quieren imponer y que si nos cambiamos a nosotros mismos, adquiriendo conocimientos, contrastando informaciones, no dejando que los que lavan el cerebro nos inunden con su basura desinformadora.
Pero para cambiarnos a nosotros mismos y ser "guerreros" de la Vida, auténticos seres humanos libres de pensamiento y de conciencia, debemos centrarnos en lo que de verdad importa, las pequeñas cosas que nos rodean, cambiar nuestro universo personal, cambiar nuestra visión, tanto interior como exterior, comprender a la vida y ser conscientes que lo que se ve en los medios no es la realidad. 
La realidad es tu barrio, tu familia, tus vecinos, tus amigos, lo que puedes abarcar, lo demás existe y es real, pero está fuera de tu control, fuera de tu influencia, para poder cambiar algo ahí se necesitan muchas personas, no solo tú, y eso es lo que se puede conseguir mediante el cambio personal, porque si tu no cambias, no puedes lograr cambiar a nadie ni nada. 
Ver lo bueno de la Vida no es conformarse con lo que hay, no, debemos ver lo que pasa a nuestro alrededor y aprender a dar las gracias por lo que tenemos y no centrarnos en las cosas que nos faltan, yo no digo que debamos conformarnos con lo que pasa en el Mundo, no, sabemos que existe la corrupción, la injusticia, la delincuencia, la enfermedad, la miseria, la guerra y la muerte, pero todo eso forma parte de nuestra condición humana, y por mucho que queramos evitarlo siempre surge por todos lados, es parte de nosotros, por desgracia.
La humanidad debe aprender que todos somos hermanos y que todos vivimos en un mismo Mundo, pero por desgracia unos pocos dirigen ese Mundo y los demás están a expensas de lo que esta élite quiera hacer.
Todo esto es una Utopía, la humanidad no sera nunca "humana", ya que nuestro comportamiento es el mismo que el de las plagas y enfermedades, pero es bonito pensar que a lo mejor la Masa es manejable, pero el individuo puede cambiarse y por ende poco a poco cambiar a esa Masa, con el tiempo.
De todos modos de nada sirve, y esto se lo digo a todo aquel que tenga el alma sensible, que ve los horrores que nos enseñan los medios y toda la mierda que hay en el Mundo, que no se debe estar enfadado con la Vida porque haya una parte negativa, no se debe estar crispado ni sentirse mal por todo lo malo, hay que aceptarlo e intentar cambiarlo, y para ello empezar por nuestro círculo más próximo, y poco  a poco todo ese cambio se extenderá y dará lugar a una masa crítica que explotará y dará un salto cuántico a otra realidad, la que de verdad soñamos los verdaderos "humanos", entonces habremos hecho la paces con el Mundo y el Mundo con nosotros...