martes, 8 de diciembre de 2015

UN DÍA DE PERFECTA JUVENTUD




Hace tiempo que vienen aflorando desde mi interior unos recuerdos de hace bastante , como dicen por ahí, de tiempos en los que la vida era más fácil, son momentos en los que vivimos de forma despreocupada, sencilla y casi diría yo, perfecta.
En concreto este recuerdo trata de un día de playa, un día en el que nos reunimos casi todos los amigos que conocíamos en la playa de los Arenales del Sol, no recuerdo bien si fue por un cumpleaños o por que hicimos una quedada para bañarnos y hacer una cena por la noche en la playa, pero el caso es que quedamos unas 15 parejas de amigos para bañarnos, reír, jugar, en lo que fue una tarde perfecta, casi igual que las reuniones de amigos que hemos visto en las películas americanas, de juventud perfecta, de gente despreocupada y guapa, todos en bañador y las chicas en bikini, jugando al voleibol, todos riendo y divirtiéndose como si no hubiera un mañana, como en las series de Salvados por la Campana o Beverly Hills 90210, fue un gran recuerdo que ya no hemos podido volver a realizar, pero claro, aquí no somos americanos ricos y las obligaciones de la vida y el paso del tiempo ha hecho que todo eso se haya perdido, aunque siempre nos queda el recordarlo.
Cuando miro al pasado me asalta la nostalgia, porque los recuerdos de la juventud están ahí, y son bonitos, pero en mi caso, y debido a mis circunstancias, he tenido pocas oportunidades de generar esos recuerdos, quizás me ha faltado vivir muchas cosas en mi juventud, pues tengo la sensación de casi no haberla tenido, pues mis problemas de salud y también mi forma de ser "demasiado prudente" me ha hecho que me pensase mucho las cosas antes de hacerlas, por lo tanto, no he sido un poco cabra loca, y por ello me arrepiento un poco, pero cada cual vivimos lo que podemos o queremos, quizás haya sido mejor así, quien sabe, pero viendo el panorama que tiene la juventud de hoy en día, la nuestra fue una pasada, ya que vivimos la era de las macrodiscotecas, de la emergente burbuja económica y el "milagro español" de la construcción, cuando empezamos a trabajar, casi todos teníamos dinero para gastar en ocio y en caprichos, incluso se hacían reportajes en las noticias hablando de lo que la gente joven gastaba cada fin de semana, y decían, en aquel tiempo a finales de los años 90 que se gastaban una media de 30000 pesetas de entonces, unos 200 euros de ahora por barba, eran unos tiempos en los que creíamos que todo iba en progresión geométrica hacia adelante, hacia cada vez el tener más dinero, más bienestar, obtener más cosas, más ocio, más viajes, más de todo, y todo se nos truncó a la mayoría, cuando llegó la crisis y muchos perdieron el trabajo, otros se hipotecaron de tal forma que ya estaban entrampados de por vida y la vida subió de forma espectacular, al perder el trabajo lo perdieron todo, este sistema está obligando a las parejas jóvenes y no tan jóvenes a trabajar los dos y si no pueden, condenados a pasar necesidad, y así estamos ahora, y así seguiremos, en progresión geométrica pero hacia atrás.
Pero no todo es malo hoy en día, la gente va tirando, se va marchando del país a buscarse el futuro, las familias se ayudan las unas a las otros, los abuelos están tirando del carro de los jóvenes, pero eso no es bueno, eso nos lleva a que nuestra juventud se convierta en "parásita" por necesidad y porque la obligan a ellos, pues se crea empleo precario y mal remunerado, a tiempo parcial, sin cobertura social, sin poder cobrar subsidios, ni protección familiar, por ello los jóvenes cada vez se casan menos y tienen menos hijos, las mujeres retrasan la maternidad y la población envejece, aparte de que cuando cumples cierta edad, ya eres viejo para trabajar, pero no para jubilarte, te ves atrapado en el limbo a los 45 años, si pierdes el empleo, ya a pegar tumbos por ahí y a subsistir, sin futuro. 
Pero siempre nos queda el saber que los que tenemos cierta edad hemos vivido una época maravillosa en la que podíamos pensar en el futuro, en la que se hacían planes para el mismo y en la que todo en cierta manera nos parecía barato, porque había dinero en nuestras cartillas, porque había trabajo bien pagado, y así es como la sociedad funcionaba, porque el dinero se movía y hacía que la gente no tuviera miedo por ese futuro. 
Ahora todo se ha desmoronado y ya nunca será igual ni la economía ni la sociedad, pues la crisis ha hecho que perdamos una generación de jóvenes y veremos si no perdemos a otra y nos hace entrar en una espiral de retroceso social sin precedentes.
Vaya, he comenzado este post con un recuerdo agradable y lo estoy terminando con otra crítica a la sociedad y al sistema, no lo puedo evitar, mi espíritu quiere luchar contra esta basura de sistema y me asalta la vena revolucionaria siempre que escribo para denunciar lo que ya muchos hacen, pero no está de más seguir insistiendo en estas denuncias, quizás así vayamos haciendo cada vez más fuerza para que la gente despierte y genere esa "masa crítica" de la que siempre hablo, que explote y haga cambiar todo esto de una puñetera vez.
Para no dejar un mal sabor de boca, que suelo hacerlo en mis escritos críticos, quiero decir que lo mejor que podemos hacer cuando somos jóvenes es intentar vivir todas las experiencias que podamos, agradables y desagradables para aprender a ser adultos, intentar tener cabeza a esas edades es difícil, pero quien la tiene y sabe lo que quiere, vive, disfruta y realiza logros, se realiza como persona y se forma como tal, entonces nada, ni crisis, ni sociedad, ni sistema puede con él, porque cuando uno tiene objetivos y llena su vida con cosas buenas, logra crecer y conseguir lo que de verdad se propone, y esta juventud tiene por delante un objetivo, cambiar el Mundo, pues esta es la última generación que puede hacerlo, si esta falla, ya no habrá salvación, solo un retroceso paulatino a la oscuridad y al desastre, por eso a los jóvenes de hoy en día les digo, generar buenos recuerdos ahora que podéis, vivid intensamente, con cabeza, dejaros de drogas y de tonterías, disfrutad de la vida y luchad, luchad por el futuro, es vuestro, solo tenéis que cogerlo, por mi parte aunque ya no sea joven y vaya hacia la madurez, también lo intento y espero dar un futuro a mis hijos. 
Sigamos por el buen camino...

No hay comentarios: